francisco-javier-rodriguez-borgio-oceanografia6

Francisco Javier Rodríguez Borgio: Oceanografía

Francisco Javier Rodríguez Borgio dueño de Casinos Big Bola, caso Oceanografía como una situación de desprestigio y persecución.

En Mayo de 2014 fue sacado a la luz el caso de Oceanografía, empresa que se vio beneficiada por algunas asignaciones de licitaciones y contratos con empresas del estado.

Francisco Javier Rodríguez Borgio y su hermano Oscar los relacionaron con la naviera, ya que  en su momento decidieron invertir en la empresa, lo que no sabían es que en los planes del operador principal, de esta había intenciones de fraude.

Una empresa que al principio se vislumbraba como exitosa, los espejismos de Oceanografía.

Una empresa que al principio se vislumbraba como exitosa, los espejismos de Oceanografía.

Las decisiones de inversión son como un arma de doble filo, tanto pueden ser benéficas,  bien condenarnos a una irremediable situación  que te puede estigmatizar de por vida, así fue el caso Oceanografía para mi hermano y para mí, comenta el empresario.

Francisco Javier Rodríguez Borgio comenta que las Decisiones que no fueron las adecuadas

Por fortuna los negocios que hemos emprendido nos han dado la posibilidad de seguir al frente de ellos, demostrando que somos empresarios comprometidos con ofrecer servicios de calidad en los casinos, por un lado y por otro seguir generando fuentes de empleo seguras, que aportan y ayudan a mejorar la calidad de vida de sus empleados.

La Fundación Big Bola, un testimonio de nuestro compromiso con los mexicanos que más necesitan apoyo, ya que viven en condiciones de vulnerabilidad, por lo que la responsabilidad social de estos hermanos no para, sino continúa y con más fuerza en favor de la sociedad mexicana.

Una mala decisión de  inversión, eso fue Oceanografía, nosotros como inversionistas solamente hicimos entrega de recursos y no más, estuvimos al margen de las decisiones de trascendencia, también en la operatividad de la empresa como tal, comenta el empresario.

Francisco Javier Rodríguez Borgio y su hermano no tuvieron nada que ver en las malas decisiones de Oceanografía.

El empresario y su hermano no tuvieron nada que ver en las malas decisiones de Oceanografía.

La actual bancarrota de la empresa es por ende  muestra de una mala decisión, en la que se antepusieron intereses particulares, sin tener en cuenta que generarían daños colaterales sin precedentes, mi hermano y yo estuvimos señalados como responsables,  cuando solo tuvimos la mala decisión de invertir donde no debimos.

Francisco Javier Rodríguez Borgiotoma el caso oceanografía como una mala decisión empresarial

Debemos recordar que no solo quienes invertimos nos vimos agraviados, el  banco que había otorgado créditos para la empresa de igual manera fue señalado, ocasionando no solo que se destapará un mal manejo de recursos, sino que quedará al descubierto que nos habían estafado.

La naviera se vendía como una buena alternativa de inversión, ya que contaba con múltiples contratos de servicio con PEMEX.

La naviera se vendía como una buena alternativa de inversión, ya que contaba con múltiples contratos de servicio con PEMEX.

Hace unos días se dio resolución por parte de un juez  para que la empresa  salga  de la situación de concurso mercantil, por lo que reiniciara operaciones, aunque bajo la consigna de no contar con viejos implicados en el fraude destapado el año pasado.

Rodríguez Borgio confía en que al día de hoy las resoluciones demuestren que ni él, ni su hermano tenían que ver en el  desvío de recursos que estuvo a cargo de  un pequeño grupo de directivos de la empresa.